El último trabajo El blog de Ángel Ruiz Cediel A mi aire

24 de abril de 2015, por Ángel Ruiz Cediel

Crónicas de ayer para mañana VII
El último trabajo



Por alguna razón que mis jefes conocerían no me llevaron como relojero a Afganistán o a Irak con los otros especialistas de Apolyon que destacaron allí para preparar la llegada de los ejércitos aliados, a pesar de que conocía sobradamente el territorio y de que era uno de los responsables de los muchos mecanismos que había funcionando bajo las arenas de aquellos desiertos. Sí me permitieron participar, por el contrario, en algunos trabajos menores que se realizaron en algunos países de Europa del Este, Asia u Oriente Medio, aunque en realidad resultó ser que me estaban reservando para un trabajo especial, muy especial, y en mi país de origen: España.

Bueno, especial o no tanto, porque no tenía más diferencias respecto de la operación Finis Initium que el que esta se ejecutó estrellando aviones comerciales contra símbolos arquitectónicos y la operación española no se tenía muy claro contra qué objetivo se atentaría y qué medios se emplearían. España carecía de grandes edificios, escoger un campo de fútbol o una plaza de toros se desechó desde el principio por exagerado, y el coche o el camión bomba eran indignos de Europa. No era un tema peliagudo, sino solamente cuestión elegir la diana adecuada, pues lo que se pretendía era el efecto de la conmoción social y el pánico público más que una enorme mortandad. Dado el tamaño del país, con unos cientos de muertos habría bastante.

A la operación española se le asignó el nombre de Gladio, como burla de la chapuza que con el mismo nombre usó la OTAN y la CIA para jugar con las democracias europeas y establecer el miedo contra los soviéticos y los comunistas durante la Guerra Fría. Fui yo quien propuse el nombre con toda intención, arguyendo que se refería a la espada íbera que terminaron por hacer suya las tropas romanas; pero no me lo aceptaron porque fuera un nombre adecuado, sino por resentimiento de que la OTAN y la CIA ejecutaran durante décadas una campaña desarrollada por Apolyon, y el resultado siempre les pareció cosa de aficionados.

Me trasladaron a Madrid algunos meses antes de que la operación fuera a ser ejecutada, a fin de elegir distintas opciones para poner en marcha el reloj ibérico. Lo primero que hice fue estudiar el terreno, seleccionar las cobayas y urdir algunas propuestas para que fueran analizadas en Idaho.

Siete fuimos los miembros de Apolyon desplazados a España. No se necesitaban más, pero tampoco los había disponibles porque Oriente Medio consumía buena parte de los recursos de la organización, además de que teníamos otros muchos relojeros operando en diversos países alrededor del globo. Ya dije que Finis Initium abarcaba un plan muy vasto y que lo de las Torres Gemelas de Nueva York no había sido sino el pistoletazo de puesta en marcha del grueso de la maquinaria. Gladio, en realidad, era nada más que un capítulo de Finis Initium.

Ya me había olvidado de cómo era España. Llegar a ella y despertarse mil recuerdos fue todo uno y lo mismo, y aparejado a ellos me vino la imagen de mi amigo. No pude evitar la tentación de investigarle, enmascarándolo como parte de mi trabajo. El trabajo de España se iba a efectuar como consecuencia del acuerdo que se dio entre los dioses allá por los años ochenta, y que para esas alturas yo no conocía nada más allá de suposiciones o de cierta vaga idea que fui haciendo como consecuencia de ir atando cabos sueltos.

Apolyon no existía en España más que como una red secundaria, pero contábamos con parte de la Legión Negra española, además de la europea. Esta era una tierra dominada por el dios azul, el cual era ya súbdito del dios blanco, mi dios, el que nació para vencer y vencería. Con todo esto quiero decir que, si bien no teníamos apoyos internos directos demasiado útiles para llevar a cabo nuestro plan, contábamos con el permiso y la libertad necesaria para hacer todo lo que creyéramos conveniente. Si mis jefes o mi dios ponían al corriente a la Legión Negra europea o al dios azul era algo que nosotros desconocíamos, pero que tampoco nos interesaba para poner en marcha el reloj que nos habían encargado.

Mis informes sobre Antonio Fernández pronto estuvieron completos, hasta el extremo de que acaso ya podría conocerlo mejor que él mismo. Muchos, casi todos, ignoran lo que se guarda de ellos, la información que se recopila y se almacena. No eran únicamente rasgos generales, profesionales o bancarios, sino que tenía un riguroso y pormenorizado compendio de todo había hecho con su vida desde que nos separamos, bien gracias a la Gran Berta, el superordenador español ubicado en San Lorenzo de El Escorial, o bien merced a la Bestia, el ingenio que en Bruselas centralizaba todos los datos de cualquier tipo de todos y cada uno de los ciudadanos europeos. En la pantalla de mi ordenador portátil podía ver paso a paso una secuencia pulcramente ordenada de su salud, de sus gastos, de los sucesos que fueron relevantes en su vida —familia, compras, divorcio, hijos—, e incluso dónde y con quién había viajado. Me bastaba un análisis con el programa SPP (Secuencer Psicologian Profile) y, ¡zas!, tenía en mi mano el cómo y el porqué de su perfil, su modo de actuar, su psicología profunda: todo.

Era una información de nula relevancia para mi misión, pero no para mí. Él, después de todo, era mi reloj principal, el que marcaba mi hora. No sé si me alegré o me entristecí con las marcas de su vida que destacaban los momentos más felices y los más tristes. Me alegró saber, por ejemplo, que no mucho antes de su divorcio tuvo una suerte de luna de miel con Aurora, su esposa. Aquel viaje solitario a un parador de Toledo y aquellos gastos suntuarios, que no reflejaban sino emoción expansiva y enamoramiento, eran el canto de cisne de un amor que se iba a pique, porque cuando comparaba estos datos con los de su esposa, sabía que ella ya tenía un amante. Lo delataban sus gastos en cosmética y en ropa íntima. La ropa íntima muy cara o muy sugerente solamente la adquiere un casado de muchos años si es que ya hay un tercero. Es ropa para lucirla, para disfrutarla mientras se saborea la fruta prohibida o para usarla puesta en el juego amoroso cuando es nuevo, que es cuando es intenso. La disfrutaría Antonio algunos días, tal vez porque la encontrara por sorpresa y Aurora desviara su atención con picardías, pero ya compraba prendas así mucho antes de eso y lo seguiría haciendo después. Sí; la disfrutó Antonio, seguramente con renovado fervor, pero eran prendas usadas, olisqueadas o mordisqueadas por otro hombre, sobadas por otras manos e intoxicadas de otra traspiración. Ignoraba Antonio que también su mujer, aquella muchacha hermosa por la que me abandonó tantos años atrás, estaba usada, como sus prendas, como su carne. Me abandonó para ser traicionado y, quizás, para ser vengado.

En un momento, cuando tuve la certeza de lo sucedido, hubiera matado a Aurora con mis propias manos, hubiera tomado su cadáver y me hubiera presentado ante Toni con sus restos mortales para decirle: he aquí al amigo verdadero, el que venga tu dolor y el que sacrifica a tu verdugo. Lo hubiera hecho con gusto, con un placer orgásmico; pero no lo hice entonces ni lo haré ya. Me alegré de la lección que le daba la vida, la que le enseñaba qué era real y qué un espejismo. Más adelante, algún día, podremos hablar de ello, quiera el Dios que no existe que en esta misma vida.

Me guardé todos los datos de Toni, de Aurora y de Laura, la hija de ambos, para cuando fuera necesario, si es que alguna vez llegaba a serlo. Hay que ser previsor y ahorrar para el futuro, ir guardando miguitas de pan cuando se está saciado por si llegan los días del hambre. Todo el dolor y el gozo de aquellas tres vidas me cabían en unos cuantos bytes. ¡Qué poquita cosa somos y qué vueltas da la vida!

En fin, a lo mío. Las órdenes eran para cumplirlas y la fecha prevista para la acción no dejaba márgenes para el ocio. España era el país más fácil de toda la pomposa Unión Europea para operarlo sin incomodidades. La codicia de los empresarios y la corrupción política habían favorecido la permeabilidad de sus fronteras. No importaba dónde se detuviera uno, se cruzaba con mil indocumentados procedentes de todos los rincones del mundo, especialmente de donde el infierno quemaba. Era un país asquerosamente fácil donde uno ni siquiera podía lucirse haciendo de su trabajo de relojero una obra de arte. A lo más que podía aspirarse, era a algo como de andar por casa.

Todo era casi imposiblemente sencillo, como la conquista de una mujer despatarrada de esas que abundaban al borde de las carreteras y en los senderos de casi todos los parques. Los mismos Servicios de Inteligencia sabían que por todas partes había mil grupos radicales establecidos, por las costas tenían sus cuarteles generales casi todas las mafias del mundo y desde conocidísimos rincones se mercadeaba con la muerte en forma de drogas, de armas, de seres humanos, siempre con la impunidad de una clase política corrupta hasta donde no era capaz de llegar la imaginación ni una Justicia al servicio de los perversos. Ni en los sueños más disparatados de Apolyon podríamos haber imaginado mayores facilidades. En realidad, ni siquiera tenía sentido que destacaran a nadie para poner en marcha este reloj: ya hacían ellos perfectamente nuestro trabajo; pero el dios lo mandaba y nosotros obedecíamos.

Teníamos todo el apoyo necesario, aunque hubieran bastado unos euros para haber comprado cualquier alma. Todo se vendía, nada escandalizaba. Nada. La España que conocía no tenía parecido alguno con esta. Me daba la impresión de que el tiempo o la geografía me habían jugado una mala pasada; pero en fin, era lo que era.

Viajé por distintas ciudades, seleccioné potenciales objetivos que cubrieran las expectativas que requería mi dios y elaboré distintos planes, todos ellos de una facilidad escolar, de aprendiz de relojero. Hubiera podido saquear el museo de El Prado, convertir el aeropuerto de Barajas en el Averno, secuestrar aviones, atracar el Banco Central, hacer saltar por los aires el Santiago Bernabeu o el Nou Camp en pleno, reventar una ciudad entera al destruir cualquier central de almacenamiento de combustibles o dejar en blanco todos los sistemas informáticos del país; pero mis jefes optaron por una medida intermedia, unos cuantos trenes que estallaran coordinadamente un jueves de marzo, también día once, exactamente, segundo aniversario y medio de Finis Initium: todo un mensaje. Un mensaje que se reforzaba con el versículo en el que se menciona Apolyon, 9:11, que es decir novecientos once días después de lo de Nueva York. Los trabajos, claro, hay que firmarlos para que las otras agencias y organizaciones que no existen tengan constancia del autor.

Definido y aprobado el objetivo, lo demás fue cosa de coser y cantar. Nada sofisticado, algo a la española. Bastaba con mirar en Internet para encontrar mil páginas que enseñaban cómo fabricar un explosivo. Únicamente en un país como este podría estar al alcance de cualquier desequilibrado una cosa semejante, y ello me pareció que serviría. La ciudadanía daría por buena cualquier cosa que se le dijera desde el poder, y la Justicia se encargaría de hacer tragar carros y carretones al inocente Juan Español. Usaríamos, pues, distintos explosivos caseros. Nada demasiado profesional, ni en los detonadores ni siquiera en la coordinación de las explosiones. Todo había de ser chapucero, a la española, ya digo.

De todos era sabido que España era la cruz europea donde se centralizaba la captación de miembros para nuestra Al Qaeda y se recaudaban fondos para pelear contra los nuestros en Afganistán o en Irak. Suicidas no faltaban entre los casi dos millones de musulmanes que habitaban en el país, casi la mitad de ellos ilegalmente. Mejor que mejor. Unas mochilas, unas máscaras o capuces para dejar las pruebas falsas donde nos interesaba, unas cuantas cobayas escogidas entre aquellos dos millones de desheredados y, exactamente a las 7:38 horas, diez artefactos hicieron saltar por los aires cuatro trenes de cercanías en las proximidades de Madrid. Quien supiera leer, que lo hiciera.

Pudimos haber puesto los explosivos en el primer vagón de alguno de ellos, donde viajaba casi medio curso de aspirantes de la Guardia Civil que iban camino de sus clases diarias, o aun haber evitado la huelga universitaria que promovimos para ese mismo día; pero las instrucciones recibidas fueron ejecutar la operación de esta manera, mi dios sabría por qué. Ni pocas ni excesivas víctimas, esta era la orden.

No lo delaté con ningún síntoma, pero no me gustó. No fue para mí un trabajo cómodo, no entiendo por qué, a no ser porque fue una operación mezquina y sin lucimiento. Sé que me desagradó ver correr de un lado a otro a los mismos ciudadanos y aun a los supervivientes tratando de prestar algún auxilio a las víctimas. «No hay un Dios al que rezar», recuerdo que pensé. Verificamos que todo había salido conforme a los planes, y no tuve otra que estar cerca, muy cerca de los trenes para comprobar que no había más vestigios que los que nos interesaban, e incluso para dejar una mochila sin detonar que pudieran usar de prueba en el juicio que algún día nos daría la absolución.

Nunca me conmovió la sangre, pero en aquella ocasión no me hizo sentir bien. Tuve que recurrir a mi profesionalidad para renegar de aquellos que un ayer fueron mis paisanos, tal vez lamentando la suerte que tenían por estar en las manos que estaban. No era una reminiscencia de patriotismo, ese concepto olvidado y sin sentido en esta tierra sin Dios. Y no me sirvió para esto, pero sí para considerar que los libraba de gentes que se servían de ellos para llegar adonde pretendían, que los hacía libres, que los liberaba del yugo de una vida de decepciones continuas.

Me fui. Todos los explosivos los habíamos manipulado. Habíamos conseguido algunos de distintas procedencias, e incluso los mismos enemigos de España nos vendieron una buena cantidad de ellos; pero jamás los usamos. Los montamos en la misma casa en la que fabricamos todas las pruebas incriminatorias para aquellos tipos, la mayoría de ellos musulmanes a quienes ni conocíamos ni teníamos ningún deseo de conocer. Nunca hay inocentes y, si pagaron por unas muertes que no eran suyas, a la vez lo hicieron por las víctimas que habrían causado de haber tenido la oportunidad. Todo el mundo quiere desprenderse de alguien, desea la muerte de alguien o de muchos. Algunos, incluso, sacrifican a los suyos por una ventaja, por un beneficio o por un placer. España no me gustó. Y todavía me gustó menos los días siguientes, cuando ya desde Idaho vi a través del canal internacional de TVE cómo los verdaderos criminales ponían rostros de circunstancias y prendían medallas meritorias a quienes no hubieran merecido, quizás, sino un salivazo en la cara. La mentira es la verdad de los condenados, y todos los españoles creyeron a pies juntillas en la mentira.

Alea jacta est: la suerte está echada. No le correspondería a Toni el caso. Todo lo más, alguna gestión de trámite para sus jueces. Entre el laberinto de pruebas y contrapruebas que habíamos organizado, era imposible que nadie pudiera encontrar el camino de lo verídico, a no ser que le guiara Perséfone; pero Perséfone seguía ufana y desafiante en lo alto del Capitolio, contemplando cómo los hombres buscaban una escapatoria de su laberinto que desembocara en la libertad. Ignoraban, sin embargo, que no había libertad: Apolyon se encargaba de dibujársela y de marcar el compás de su tiempo.

Opina sobre el artículo pulsando aquí









Videos de mis novelas







Sinopsis: En la noche de los tiempos, según el Libro de Enoc, los Hijos de los Dioses, las Veinte Dinastías de los Vigilantes, viendo que las Hijas de los Hombres eran hermosas, las desearon para sí y se conjuraron para desobedecer a Dios y descender sobre la Tierra con el fin de tomarlas y hacerlas hijos. Por esta rebelión contra los designios Divinos y esta interferencia en la Creación, Dios castigó a aquellas Veinte Dinastías con el Infierno e hizo que las milicias divinas los expulsaran del Cielo para siempre. Y así lo hicieron con todos... menos con uno, Abaddona, el único diablo arrepentido porque comprendió el mal que había hecho y le suplicó perdón a Dios. Y Dios le perdonó, le devolvió su rango de trono y le permitió que regresara al Cielo; pero Abaddona no quiso hacerlo..., al menos hasta que devolviera a los hombres al estado de pureza del que les había privado, porque a causa de aquel acto, tal y como reza el Libro de Enoc en el capítulo 8:2, «Desde entonces creció mucho la impiedad, porque ellos (los hombres) tomaron los caminos equivocados y llegaron a corromperse en todas las formas.»




Sinopsis¿Y si Apolyon, el Rey del Abismo que se menciona en Apocalipsis 9:11, no fuera un demonio, tal y como sugieren algunos exegetas, o el mismísimo Jesucristo, como suponen otros?... ¿Y si Nibiru, el mítico planeta del que afirmaban los sumerios que procedían los dioses que nos crearon, realmente existiera?... De ser así, Apolyon bien podría ser un meteorito o un escombro espacial que acompañara a ese errante sistema planetario que nos vista cíclicamente, y el cual podría estar en rumbo de colisión con la Tierra en su próximo acercamiento. En Tal caso, todo lo referido en ese capítulo 9 del Apocalipsis tendría un sentido prácticamente literal.



Sinopsis: Los seres humanos, por razones no comprendidas por la Ciencia, no pueden reproducirse. Un Mal que únicamente afecta a los humanos. En Lubitana, un pueblo próximo a Madrid, ha coincido este hecho con la llegada de un misterioso personaje, don Gilgamesh, a quien algunos le responsabilizan de ser el causante del Mal. Un hombre misterioso y con enorme poder que se ha librado de la cárcel cuando se le acusaron de haber perpetrado dos asesinatos el mismo día fue violada la Niña Sara, la hija autista de los Montoro. Una mujer que, a pesar de su condición, establece con don Gilgamesh una peculiar relación afectiva, y que, el mismo día que da a luz a su hija, la Pequeña Eva, fruto de aquella violación, muere, desatándose ese mismo día el Mal que impedirá que los hombres puedan perpetuarse y cuyo tiempo restante podrá ser medido ya por la edad de la recién nacida. Un historia no violenta, ni siquiera escatológica, que muestra cómo la sociedad se va contrayendo sobre sí misma a medida que la población se extingue, hasta que finalmente no quedan sino algunos seres que más tienen de homínidos salvajes que de humanos tal y como los conocemos, además de don Gilgamesh y la Pequeña Eva, para quien este parece tener previsto un destino primordial. Una historia en la que don Gilgamesh no envejece, quién sabe si porque él mismo no es un hombre.

Puedes pagar con cualquier tarjeta.



Sinopsis:
"Sangre azul (El Club)" es la novela conspiranoica por antonomasia. Una novela invaluable porque no narra cómo cierta élite nos maneja y controla, esquematizando las etapas que va cubriendo en la Historia y, lo que es más significativo, las que quedan por cubrir y con qué contenidos, que es decir qué nos espera y cuándo. Una novela que, usando la realidad incuestionable de los titulares de prensa y otros medios, y conduciéndonos de la mano de un prominente personaje de ficción (o quizás no tanto), conduce al lector por nuestro tiempo, permitiendo que él mismo compruebe cómo los sucesos que consideraba casuales o fruto del azar, han sido elaborados y puestos en escena por una inteligencia superior. La mayor de las conspiraciones, al descubierto.





Sinopsis: Salvador Montoro ha perdido al único ser que le quedaba vivo, su madre. Sin embargo, Fausta, cuñada del padre de Salvador, consigue que el patriarca de los Montoro le acoja en su casa, a pesar de que no le considera sino un bastardo. Aunque con un inicio de su relación muy negativo, el tiempo y la convivencia lograrán que se establezca entre el abuelo y el nieto un vínculo que derivará en un afecto sólido y entrañable que se extenderá ya por siempre. Ya como Montoro de pleno derecho, deberá el futuro patriarca de la casta, Salvador, demostrar su condición de germen de Dios o de semilla del diablo, así como los demás Montoro lo hicieron a lo largo de la Historia, y tendrá su oportunidad de hacerlo siendo aún muy joven, porque estalla la Guerra Civil y él, como toda su quinta, es movilizado, cayéndole en suerte, ya al final de la conflagración, el deber de conducir a una caravana de niños desde Madrid hasta Valencia, ya que la derrota final está próxima y nada queda que hacer por evitarla, salvo impedir que sucumban aquellos que en su bando consideran los más puros: los niños.
El amor y el odio, la paz y la guerra, y la fidelidad y la traición se dan cita en esta obra memorable, enfrentándose los personajes con su propia nauraleza a fin de demostrar su condición. Varias decenas de miles de lectores han hecho de esta novela todo un clásico de la literatura española contemporánea, ensalzándola como una de las obas más intensas y completas que se han escrito en la modernidad. Una novela verdaderamente intensa, rica, de una plástica exquisita y de una profundidad literaria que hará imposible que no te sientas identificado con los personajes, los escenarios y las emociones que en ella se explayan.





Sinopsis: "Dimensiones I", es una recopilación de mis cuentos y narraciones breves más heterogéneos. Diecisiete relatos que harán las delicias de los lectores, como así ha sucedido con los más de 25000 que ya han disfrutado de ellos. Una obra breve de contenido muy intenso, lleno de espacios sorprendentes y de personajes memorables que deambulan por el orden de lo mágico..., o quizás no tanto. Reflexiones, al fin y al cabo, sobre la naturaleza humana, que tienen varios niveles de lectura: el lineal, que refieren las propias historias; el existencial, que se adentra en la condición personal de cada quien; y el asombroso, que es el que se deja traslucir como realidad paralela, pero no por ello menos cierta que la propia de los personajes... y de los lectores.

Puedes pagar con cualquier tarjeta.




Sinopsis: ¿Y si el terrorisno no fuera una lucha armada que persigue unos fines políticos o sociales muy concretos, sino un negocio de ciertas élites?... ¿Y si el terrorismo fuera, además, una herramienta de los Estados para controlar a la población a través del pánico?... "Lemniscata", es la novela que trata este espinoso asunto, y lo hace, como han dicho algunos críticos sobre ella, con una exquisita literatura que consigue una imposible aleación de seda y acero.



Rhinoslider 1.05